Our Blog

ONGs: con la lengua fuera

 

Este estado es el que mejor define, a mi humilde opinión, el momento actual de las ONGs.

Con la lengua fuera por:

  • Exigencias de la administración pública para el acceso a convocatorias de subvenciones. Yo creo, que de ser así, las administraciones públicas tienen que decir claramente si lo que quieren son empresas de servicios , aunque ya se intuye y si no, tan solo tienes que mirar lo que está sucediendo a tu alrededor. Supone un abaratamiento del servicio y por supuesto, también, de la calidad del mismo. ¿Qué más da? Todos los días tenemos noticias humo que nos impiden ver la realidad social o es nuestro propio afán de supervivencia y  mecanismo de defensa, el negar lo que está ocurriendo.

  • En el fondo, intuimos que no sabemos por dónde tirar. Las Organizaciones sociales no están preparadas, hoy por hoy, para competir en conciertos y licitaciones públicas. Cuánto antes se lo reconozcan, antes solucionarán las dificultades.

  • En relación a lo anterior, las ONGs empiezan a introducir perfiles más relacionados con la empresa. Mi pregunta es ¿los nuevos perfiles podrán empezar a realizar los cambios radicales que necesitan las ONGs o serán tragados por la inercia y resistencia al cambio de la propia ONG? Un parche siempre es un parche, un cambio profundo implica y requiere otros menesteres.

Todo ha cambiado y sigue cambiando. El antiguo modelo de asociacionismo puede estar teniendo un agónico final.

 

 

El fin de las ONGs  (Olga Berros)

El fin de las ONGs
(Olga Berros)

Mientras más resistencia a no querer mirarse hacia su propia forma de hacer, a evaluarse y reconocer lo que está haciendo mal o simplemente que hoy, ya no sirve tal como lo hace; mucha más probabilidad de acabar con su Misión.

 

Mientras más aislada se quede una ONG en el desarrollo de sus programas, menos posibilidades de seguir desarrollándolos. Una nueva forma de hacer las cosas, requiere del análisis, de las propuestas de todas las partes interesadas, de todos los grupos de interés y de todo el sector. El cambio que se requiere es, a mi juicio, radical. Para ello hay que salir fuera, ver, hablar, organizarse, tener un plan, definir una estrategia.

 

Con la lengua fuera, porque entre tanto requisito, proyecto, justificación, cada vez dedica más tiempo y recursos a esto que a su propia población, a esas personas para las que, no olvidemos, se está realizando todo ese esfuerzo. ¿Cómo va a sacar tiempo para ese cambio radical? Va un poco tarde, ya tendría que estar más avanzado. Conozco algunas iniciativas hacia ese sentir, pero no termina de verse la importancia de dedicar a esto, precisamente el mayor esfuerzo. En definitiva, estamos hablando de lo importante, que como siempre, es desplazado por lo urgente. Las ONGs están desbordadas, ya siempre están en lo urgente.

 

Os dejo un enlace de una federación andaluza que está empezando a dar estos pasos http://www.f-enlace.org/2016/09/06/enlace-reitera-ante-la-comision-de-igualdad-y-politicas-sociales-del-parlamento-andaluz-que-los-servicios-sociales-no-deben-ser-objeto

 

Con la lengua fuera implica que los equipos empiezan a sufrir y el sufrir implica siempre rabia, desilusión, desconfianza, pasotismo y por tanto, falta de cohesión. Y sin cohesión no hay meta común.  Y sin cohesión y sin meta común, no hay equipo. Y sin equipo,  no hay nada.

 

Con la lengua fuera, implica que hay que abrir un espacio para poder respirar. Pero para ello, tenemos que ver que estamos con la lengua fuera.

 

Desprenderse duele, pero no hacerlo implica dejar de estar vivo. Implica dificultades para respirar y entonces, claro, tenemos que ir con la lengua fuera.

 

Tags: , ,

Mostrar Comentarios (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!