Our Blog

Confío en Tí : intervención psicológica en Adicciones

Lo que voy a exponer a continuación es simple y básico, pero en ocasiones lo simple y básico se nos olvida y sobre todo se nos olvida, que en lo simple y básico está la salida.

La intervención psicológica en adicciones se ha venido desarrollando desde dos modelos diferenciados.

Un modelo basado en los 10 pasos de Narcóticos y Alcohólicos Anónimos que ha dado lugar a programas muy largos y costosos tanto a nivel económico como personal y familiar: necesidad de  acompañamiento a unas excesivas sesiones. Utiliza como estrategia básica la confrontación, aunque no es la filosofía original del programa, y sitúa a la persona adicta en una posición de debilidad, una persona sin recursos ante su propia problemática, y que necesita lo que parece que no tiene, voluntad, si quiere salir de su propio infierno. Al no tener voluntad hay que proporcionarle de forma externa, un control férreo.

Desde este modelo, la persona con una adicción, a nivel psicológico se va a conceptuar a si misma sin solución, como con una debilidad congénita que le va impedir salir de la espiral de recaídas y que no se va a plantear proyectos futuros de vida, ya que sus expectativas de logro son nulas. Y si se los plantea, en la práctica se los irá saboteando de forma inconsciente: exteriorizan como una doble vida, en la que ni ellas se creen de verdad que el consumo lo tienen controlado y que no afecta al resto de esferas de su vida: laboral, familiar, afectiva, etc-

He de decir que este es el autoconcepto más generalizado de las personas que sufren una adicción.

Confiar

El otro modelo, con el que yo he trabajado durante mucho tiempo, es un modelo basado en un proceso de cambio motivacional, con un abordaje cognitivo- conductual y desde el que se ofertan diferentes programas según el estadio de cambio en el que se encuentre la persona. Desde este modelo la persona se conceptúa como una persona con un problema y que dependiendo del momento en que se encuentra puede decidirse por estrategias que van en un continuo desde programas de reducción del daño, programas con sustitutivos, en régimen ambulatorio o de internamiento, centros de día, etc.

Mi duda es si las y los profesionales le hemos transmitido a estas personas si la decisión era suya o si teníamos que decidir, junto con sus familias, lo que más le convenía. Es una duda que tengo, la verdad. Si esto ha sido así, claramente hemos posicionado a estas personas en que no tienen ningún control sobre sus vidas. ¿Os habéis sentido alguna vez así?  Es un momento muy doloroso, con tanta incertidumbre e inseguridad personal que hace que no tomes las decisiones correctas, que son justo aquellas decisiones que nos hacen avanzar ya que no son tomadas desde lo que nos conviene, desde nuestra propia individualidad. Con lo cual, hemos podido estar favoreciendo una toma de decisiones incorrecta.

Salvo esta obviedad, paralelamente a este modelo y es mi propuesta actual, hay que trabajar en lo que ha llevado a esta persona al consumo.  Y esto va a tener que ver con la gestión emocional y con los patrones y esquemas mentales que, arrastrados desde la infancia y adolescencia, no es que ya no sirvan para el presente y haya que revisarlos y reemplazarlos por otros más ecológicos, sino que impiden avanzar hacia un futuro más equilibrado y con mucho menos sufrimiento.

 En las personas con una adicción nos encontramos con un conflicto entre esa parte que se ve débil, insegura…que se siente culpable y avengonzada y esa otra parte que es la que lleva al consumo porque en el mismo se fantasea falsamente fuerte y segura y porque por unos instantes va a anestesiarse de ese sufrimiento del que, en principio, no sabe desprenderse.

En los momentos de craving la persona va buscando esta sensación. En los momentos de resaca, la persona culpa a esta parte negándola “esta persona no soy yo” y se resigna con “ser” la otra parte. Al negarla pierde la oportunidad de obtener la información que le podría llevar a solucionar el conflicto integrando ambas: sólo cambiando el autoconcepto y la propia valía personal, las personas nos sentimos plenas y por tanto, sin necesidad de llenar vacíos emocionales con sustancias, comportamientos (sexo, porno, juego…) o personas externas (dependencias emocionales).

Hasta que este conflicto no se resuelva, las personas seguirán teniendo periodos de recaídas o no encontrarán el impulso necesario para tomar la difícil decisión de la abstinencia.

El tema de la decisión, como os decía más arriba, es para mí, otra clave fundamental que va a condicionar el proceso de superación de una adicción. Empezar a trabajar las creencias subyacentes a esa decisión, nos dará las primeras pautas de la intervención. En contra de la opinión generalizada de que las personas adictas no lo intentan de verdad, que no hacen el suficiente esfuerzo, mi experiencia me dice que es todo lo contrario, hacen un esfuerzo sobrehumano por intentarlo, una y otra vez, una y otra vez…un tremendo esfuerzo, aun cuando tienen la creencia errónea y limitante de que no lo van a conseguir.

Ya sabemos que la propia percepción del o la terapeuta influye en el éxito de la intervención, así que tenemos que autorevisarnos nuestras propias creencias acerca de las adicciones. Así, que desde aquí  envío el siguiente mensaje a todas aquellas personas que hoy están pasando por el dolor de una adicción: YO CONFÍO EN TI.

Tags: , , , , ,

Mostrar Comentarios (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!